Papa Francisco aceptó renuncia de Obispo Bosco Vivas

En noviembre del 2016 el Obispo de la Diócesis de León y Chinandega, César Bosco Vivas Robelo, había puesto su renincia ante el Sumo Pontífice, a como lo establecen los cánones de la Iglesia Católica. Bosco Vivas es el integrante de la Conferencia Episcopal de Nicaragua con mayor edad.

En ese entonces el Papa Francisco decidió prorrogar por dos años más al Obispo de León y Chinandega. Sin embargo, este fin de semana, el Cardenal Leopoldo Brenes anunció que la renuncia de Bosco Vivas había sido finalmente aceptada.

Bosco Vivas y su papel durante la crisis política del 2018

La noticia ha provocado expectativas en la población de León, sobre todo por el perfil «neutral» que el Obispo Bosco Vivas había tomado con respecto a la crisis política y social que vive el país. En un primer momento, cuando estuvo de mediador en el primer intento de Diálogo Nacional, Bosco Vivas fue comedido en su manera de dirigirse a los interlocutores gubernamentales. Siempre con una suavidad que contrastó con las posiciones, por ejemplo, de los Obispos Rolando Álvarez, Silvio Báez y Abelardo Mata.

Bosco Vivas ha mantenido una relación cordial, casi que simbiótica con las autoridades de la Alcaldía de León. El Alcalde Róger Gurdián y el Obispo Bosco Vivas han encabezado procesiones y eventos religiosos desde abril del 2018, pese a que las relaciones en general entre Iglesia y Gobierno (y más aún entre Pueblo y Gobierno) no pasan por su mejor momento.

Esa simbiosis entre Bosco Vivas y las autoridades edilicias y gubernamentales ha producido cierta sensación de decepción en la feligresía leonesa.

Otro de los puntos claves y de mayor decepción para la feligresía de León fue la muerte del monaguillo Sandor Dolmus, quien servía para la Diócesis de León y fue asesinado en uno de los ataques de la llamada «Operación Limpieza» del gobierno. La feligresía echó de menos un discurso contundente y un llamado de atención fuerte al gobierno.

El sueño de un Arzobispado que queda inconcluso

Uno de los sueños de Bosco Vivas fue el de hacer de la Diócesis de León y Chinandega un Arzobispado. Así lo declaró en el 2016, argumentando que el interés en convertir esta Diócesis Occidental de Nicaragua en Arzobispado corresponde al «honor que merece en cuanto a su dignidad histórica, pero no depende de mí, depende de los obispos».

El Cardenal Leopoldo Brenes también se refirió a esa petición en ese momento: «Se hizo la propuesta (de elevar a Arquidiócesis León) pero somos una comunidad pequeña, un pueblo pequeño, nos comunicamos rápidamente y como Conferencia Episcopal hemos estado trabajando muy positivamente. Yo creo que lo importante dentro de nosotros los obispos es el trabajo fuerte de la evangelización y monseñor Bosco en ese sentido está haciendo un trabajo muy bonito, acaba de terminar un sínodo el año pasado y hay unos proyectos grandes y lo importante es que se ha trabajado por la evangelización».

Expectativa por ver quién será el nuevo Obispo de León y Chinandega

La noticia del retiro del Obispo Bosco Vivas ha provocado mucha expectativa por quién será el próximo Obispo de León y Chinandega. Esa es una decisión que toma directamente el Sumo Pontífice, por tanto cualquier «candidato» a ocupar ese puesto es definitivamente especulación.

De momento concluye una etapa de más de 25 años en los que el Obispo Bosco Vivas dirigió a su estilo una de las más representativas Diócesis del País. Sobre todo la Diócesis con el monumento a la cristiandad más importante de Nicaragua, la Insigne Basílica Catedral de la Asunción.