Leones caen ante el poder de Tigres y Edgard Montiel

Los Leones y Tigres de Chinandega se dieron cita en el primer partido de la final de la Liga de Béisbol Profesional de Nicaragua. Sin favoritos, ni pronósticos que valgan, es una serie donde no hay nada para nadie.

Fue un partido de grandes emociones, de mucho bateo y pobre pitcheo. Al final el hombre clave fue Edgard Montiel, con tres jonrones, el último en el cierre del noveno con bases llenas para dejar tendidos a los Leones. Un final cinematográfico, para una actuación cinematográfica. Los Tigres ganaron 14×11.

Los Tigres abrieron en casa y con el que ha sido su «as» desde la loma, Yohan Flande. El dominicano se convirtió en hombre clave en la fase de round robin y ahora tenía la responsabilidad de seguir siendo el hombre fuerte para los locales. Flande hizo un buen trabajo, pero el relevo de los Tigres falló en la hora buena.

Flande había dejado el partido ganado, 6×2. Pero el relevo de Luis Ángeles, Jorge Bucardo y Junior Téllez fue desastroso. Los Leones anotaron seis carreras en el séptimo episodio y le dieron vuelta al marcador.

Por los Leones lo que falló fue el pitcheo del abridor (Isaac Silva) y el primer relevista (Elías Gutiérrez). Luego encontraron estabilidad en Luis Castellón, quien consiguió sortear cuatro entradas sin carreras.

En el séptimo episodio entró a relevar Bermúdez, quien logró cerrar el séptimo inning, pero que en el octavo sucumbió ante un nuevo arrebato ofensivo de los Leones. Dwight Britton le conectó jonrón (su segundo del partido) en el inicio del octavo para poner 8×6 el partido.

Jimmy Bermúdez controló al bateo de los Tigres en el séptimo y parte del octavo episodio.

Los Leones volvieron a anotar en el noveno. Walter López permitió par de imparables y una mal tiro del tercera base permitieron que el partido se pusiera 9×6. Un error del receptor y dos elevados de sacrificio dejaron el marcador 11×6.

En el cierre del noveno Diomar López, quien sacó un tercio del octavo, vino a intentar cerrar el partido. Pero fue saludado por Edgard Montiel, con jonrón de línea por el jardín izquierdo. Un base por bola terminó por explotar a Diomar López.

El encargado de intentar el cierre fue, una vez más, Jesús Garrido. El joven relevista sacó un out, pero posteriormente golpeó a uno y dio una base por bolas. Luego permitió hit Norlando Valle, empujador de dos carreras, y dejó hombres en tercera y primera, con el marcador 11×9.

Se fue Garrido y vino Pedro Viola a tratar de cerrar el partido. Lenín Picota trajo a batear a Leonardo Ortiz, Viola se fajó a lo grande y lo ponchó. Un roletazo de Ismael Munguía trajo una carrera más, para poner 11×10 el partido, sobre un pitcheo complicado de Viola. Picota trajo a batear a Omar Obregón, tratando de dar conseguir el empate, y éste recibió base por bolas para llenar las bases.

Viola fue retirado del montículo, y entró a relevar Fernando Carmona. Con las bases llenas enfrentaba a Edgar Montiel. Montiel ya llevaba dos jonrones en el partido y luego en conteo de 2-2 nuevamente tumbó la cerca. Un final de película, una noche de película para Montiel.

Buen triunfo para los Tigres que ya toman ventaja, sobre todo ganando su partido en casa, ante los Leones que intentarán reaccionar el viernes en el Estadio Héroes y Mártires de Septiembre.